Saltar al contenido
Frases

chistes de pepito cortos y graciosos – chistes cortos

Los mejores chistes cortos de pepito para reír

EXAMEN


Pepito le dice a Jaimito:
– Oye, ¿cómo te fue en la prueba?.
Jaimito le responde:
– Nada, me fue mal porque
 no respondí nada.
Y Pepito le responde:
– Yo también dejé la prueba
 en blanco.
Y Jaimito le dice:
– ¡Eres tonto, después la señorita 
va a creer que nos copiamos!.

En un autobus dirigiendose hacia Acapulco se  encontraba Pepito y su mamá. Y le pregunta Pepito

Oye mami, ¿ Cómo se llama el pueblito que pasamos?

No lo sé hijo.

Pasa media hora y le vuelve a preguntar: Mamí, ¿ Como se llama el pueblo que pasamos hace 

media hora?

Que no lo se hijo.

Pasando 20 minutos más le hace la misma pregunta y la mamá le responde.

Que no sé, ya te dije, ¿ Por qué tanta insistencia?

A lo que responde Pepito:

Es que quiero saber cómo se llama el lugar donde se  quedó mi hermanito

STRONGER


Pepito en la escuela:
– Profesora, ¿qué significa “stronger”?
– Más fuerte.
– ¿QUÉ SIGNIFICA “STRONGER”?
– ¡Te dije que más fuerte!
– Vieja sorda, ¡STRONGERRRRRRRRRRRR!

Pepito ¿ Cual es la diferencia entre una tumba 

y un condón?

.Que la tumba protege al que se va, y el condón al

que se viene

DIFERENCIA


Le pregunta su madre a Pepito:
– ¿Pepito, sabes cuál es la diferencia
 entre la cortina del baño y el papel
 higiénico?.
Pepito contesta:
– No mami, ¿por qué?.
La madre furiosa dice:
– Entonces fuiste tú, cochinote.

KING KONG


La mamá de Pepito lo manda
 a comprar huevos y justo en esos
 días estaba en el pueblo el circo
 de King Kong, a lo que con el dinero
 que le dio para comprar los huevos
 Jaimito entró. Cuando llegó a su
 casa se le olvidaron los huevos y 
le dice a su mamá:
– Fui al circo de King Kong tenía
 una piernototas, unos brazotes,…
Y le dijo la mamá enojada:
– ¿Y los huevos?
Y le responde Pepito:
– Pues sí, tambien bien muy grandotes…

PEPITO Y EL COLEGIO


Pepito le dice a su padre:
– Papá, papá, no quiero ir al colegio.
– ¿Por qué Pepito?.
– Primero, tengo sueño. Segundo, 
me aburro. Tercero, se ríen de mí.
– ¡Pues, tienes que ir!. Primero, es 
tu obligación. Segundo, tienes 37 años.
 Tercero, eres el director del colegio.